sábado, 25 de abril de 2015

El día que devolvieron el sol










Hubo un  milenio en que vivíamos sin el calor de la vida...sin el verdes y los demás colores del sol
En un descuido...la obscura malicia de alguno  se robó el amor...la mentira fue su arma eterna y fría espada en el corazón
Vivíamos arrastrados...mendigando...mordiendo cada piedra...cada pedazo de cristal obscuro
No existía esperanza alguna de salir a la superficie de esta triste soledad que acompañaba la noche lúgubre e infinita...solo podíamos masacrar caracoles ciegos para alimentar almas sin colores soleados
Todos maldecían y nadie se podía sentar a pensar porqué...nadie sabía
Era tan cruel esa ignorancia...no saber hacia donde partir...buscar...hallar un motivo...solo un o...para querer sobrevivir
Ni siquiera yo...podía encontrarme en carnaval...bailando al ritmo...no sabía soñar...no quería soñar...solo dormir hasta amanecer muerta...con las venas intactas...corazón que no latía

Pasó un milenio con  el malhumor de la muerte a cuesta...como joroba en cada verruga...en cada escama...

Una noche salvaje...dónde los odios se batieron en su duelo particular de venganza contra venganza...vino el ángel con el sol en el alma y lo dejó en mis manos...yo pude hacer...pude volver a nacer...pude volver a respirar y vibrar bajo sus ojos
La noche infinita se dividió en partes únicas...sin la soledad...sin la frialdad que aprisionaba mi corazón...estoy sobreviviendo...aún de la mano del ángel...tratando de volar sola...volver a mi esencia...a mi sonrisa...a mis colores de ser y existir

Esta es una historia de encuentro con el sol









1 comentario:

Cuerditas...