lunes, 18 de abril de 2016

Atados a una roca









La bruja...
De repente despertó de su sueño tan hermoso
La realidad la golpeó tan fuerte que ya no sabía en que mundo vivía
¿Era una mona...era una gaviota?
Su bosque se volvió ciego...con el olor de la muerte
Entonces comprendió que no había retorno...ni consuelo...estaba loca
Se tiró arrancó las penas de un  tajo...plantó en cada esquina un manojo de cabellos
Se comió las uñas y vomitó de dolor
A ver llegar la tarde le dio la bienvenida y le sirvió sopa de tormenta y como postre un pastel de melón silvestre
Al rato pensó...la gaviota ya no vuela...ya no sueña...inerte permanece en su tristeza
Nadie sabe de lo eterno...nadie sabe de sus sueños maltratados con crueldad
¿Quién sabe vivir en libertad?
Estamos presos...con el espíritu atado a una roca sin vida 
La bruja y sus escamas...sus verrugas...su piel carente de luz...sin ojos para mirar al sol



Tal vez mañana sea realmente otro día...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuerditas...