martes, 23 de mayo de 2017

Un otoño con colores




El simple Adams está enamorado de una mujer que no tenía pies 
Al contrario de María Luisa...ella no tenía alas en los pies
Si una escoba, de dónde se prendían todas las hojas de sus penas
Y...cuando él decía amor...las hojas temblaban en su otoño
Un otoño de vientos con colores pardos 
Ella no tenía frío, había nacido con el crudo invierno en un atardecer
Ella no tenía frío...si una urgencia en el corazón
Amar...amar en otoño...en invierno...entre sábanas y pétalos de rosa
Amar en mil años...ayer y ahora en pleno ataque de voces y risas que acompañan al caer la noche
Noche de encuentros y caricias de luces 
Noche de besos imaginados...sentidos y soñados
El simple Adams ama a una mujer simple de labios carnosos y aliento a lechuza...de grandes ojos dormilones y sueños atrasados...de vida cotidiana y un mundo paralelo al costado de la vida
Un mundo paralelo...inventado para alcanzar la felicidad de otoños por venir
El simple Adams ama a una mujer







2 comentarios:

  1. A mí me parece que de simple no tiene nada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Y ese Adams.. te hace cosquillas??

    ResponderEliminar

Cuerditas...