sábado, 18 de mayo de 2013

El enigma de la bruja del monarca







Defino era un rey que no sabía ser feliz...sin la marca de la vela
No podía dormir
No podía comer
No sabía nadar el pobrecito
Vivía sometido a su amargura
Pero...ete aquí...mi querido penique, que en una pocilga de tablas y latas...en un rincón del bosque azul...vivía una brujilla sin luz...sin pomelos amarillos...sin rosas en el jardín
Escarchada y sin abrigos de piel de nutria
Encantada con el monarca infeliz del bosque
Un día de sol y en mayo...la brujita enamorada se comió un pastel de fresas y preparó una poción mágica para su...en fin...rey
Nadie sabía que le puso a dicha poción...pero él se lo bebió...y se realizó...y partió en busca de su bruja
Quería saber y a toda costa el contenido del potaje
Ella lo miraba desde lejos y no entendía...el porqué...él no se daba cuenta...él no comprendía...(bueno...todos sabemos que los reyes...a veces son taaaan cortos de vistas en cuestiones importantes)
Ella...mi bruja...se quedó pensando...con la mirada perdida en el infinito mundo brujil
Siguió pensando
Era tan fácil
Solo le había puesto un beso de amor...al agua fresca del cántaro
Estoy segura que...Defino entenderá un día...quizás lejano...de un amor sin otra cosa que no sea amor







2 comentarios:

  1. Que preciosa entrada , me encantó.

    Besos, Muy Muy Bonita.

    Qué mundo mas bonito el que describes en tu bog, el que habita tu corazón, abrazos.

    Tu brujita y tu sois muy lidas.

    ResponderEliminar
  2. Que bendecido es el amor, sin otra cosa que no sea amor...

    Te saludo

    Isaac

    ResponderEliminar

Cuerditas...