miércoles, 29 de mayo de 2013

Una noche mojada



La hermosa lechuza de suave y blanco plumaje...se dejó un ojo en el árbol mas alto del bosque azul
La verdad no me parece raro, con tanta lluvia que ha caído...casi...casi que no ha quedado un lugar que no estuviera ocupado, hasta las flores de las campanitas estaban habitadas por abejas amarillas.
Las ranitas cantoras fumaban un faso...de aquellos perfumados...a mi me pareció inoportuno...con tantos bichos mojados, fumarse era impensable y como siempre...el lagarto, haciendo comentarios infortunados
Allí se prendió la discusión. Te digo yo...que los escuché...clarinete
En ese momento se oyó un quejido suave y maullador, era la gata de la bruja....si la del fondo del río, donde se oía la banda tocar
Todos no quedamos en silencio para oír la lluvia caer sobre las flores del jardín...yo estaba especialmente sensible y mimosa...abrace al Saltamontes y le di un beso sonoro...pensando y pensando en comerme ese bombón 






2 comentarios:

  1. Simpático cuento. besos.

    Saludos desde el otro árbol. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. es tu cuento, tan fresco que su aromática simpleza atrapa al lector... ¡Bellísimo! ¿me permites subirlo a mi Blog? raul.cordoba@outlook.com

    ResponderEliminar

Cuerditas...