viernes, 18 de octubre de 2013

Alada mariposa



Hoy...en la tarde de este día...pintaba ir a pasear por las calles de la ciudad...nos juntamos con mi hermanita y mi Hadita y para allá fuimos
Fuimos a comprar pinturas para telas...precisamente para pintar una remera negra...con soles u mares...y una gaviota...en una de ellas y la otra...La Renga...la que tenía...se la llevaron los duendes...mi querido cuña...las pinta...genial
Pasamos a saludar a Franco y de paso...muy casualmente...terminé comprando un anillo...pensando en vos...una mariposa...fugaz...hermosa y delicada...tan delicada que emociona...casi tanto como vos...me emocionaste...antes de que los tiempos acudieran a mi (¿Sabía usted señor que las gaviotas extrañan sus orillas?
Luego...luego fuimos al bar del Monsa y festejamos con un licuado de piña (me encanta) la titularidad reciente de mi Ñaku (después de veintitrés años de suplencia)
El cansancio me ganó y me vine con el botín a mi casita de mandarina olorosa





Es verdad que al llegar...sentí que debía escuchar una canción...para poder volar a tu encuentro...y desplegué mis alas...y te abracé en esa canción
Definitivamente...estaba especialmente feliz...porque tus ojos...en mi mente...tenían luces de colores...como alas de mariposas


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuerditas...