jueves, 3 de octubre de 2013

Ella...la mujer




Ella...la mujer...emerge de su lúgubre lugar...en silencio se despoja de escamas y cucarachas que viven prendidos a su piel...trata de encarar a los restos de sus días con una sonrisa que huele a mar recién iluminado por el sol tibio del amanecer
Si bien no sabía por donde caminar...después de permanecer oculta detrás de la misma vida que trascurre medianamente turbia...como un río de peces inquietos al ver la barca del pescador...trataba de encaminar sus pasos en dirección a ese sol que la calentaba y la mantenía sujeta a una libertad ilusoria y burlona
Lentamente comienza a mover los labios...a cantar y reír...festejando...quizás el principio de algo fundamental para ella...la mujer de los jardines silvestres y frutas ya maduras de un otoño añejo y no menos amado
Amar...amar...tan intenso y tan calmo...como una melodía...creada solo para ella
La mujer luna...lunática...que ama al sol


3 comentarios:

  1. a mi me encanta sentirme como agua llena de peces cuando ven la barca del pescador jajaja saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Me resulta muy bello esto que has escrito, gla,
    tiene cierta musicalidad en el aire y en tus pasos. Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Hola Gla, la luna y el sol se aman, pero el destino no les permite compartir
    Bello relato amiga
    Besos

    ResponderEliminar

Cuerditas...