martes, 11 de octubre de 2011

Para siempre





En ese momento... cuando ella se dio cuenta
Había puesto tanta energía en ese jardín...plantó alelíes, rosas y jazmines.
Sabía que...era producto del esfuerzo en conjunto, la naturaleza y el amor que ella había puesto.
Si bien ella era consiente, todo era producto de su imaginación…ella era feliz allí escondida en su jardín secreto.
Pensaba que lo había hecho todo y lo mejor para que el ruiseñor cantara.

Ella amaba el canto del pájaro…adoraba a su ruiseñor. Nunca pudo saber con certeza si era correspondida en su amor.
El ruiseñor...ya no le regalaba su canción.

La vida le pasaba por encima…el jardín era su refugio…donde daba rienda suelta a su vida interior
Por esa razón daba la vida…era su amor oculto.
La soledad era de verdad...sin su pájaro cantor...nada tenía sentido...sabía que se le escapaba la razón y la cordura...que construyendo fantasías no la elevaba hasta su misteriosa música.
Ella quería volar fuera del mundo...era cobarde...se quedaría allí...guardada...para siempre...en su cuerpo deforme y simplón.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuerditas...