sábado, 1 de febrero de 2014

Larga tarde en el río




El río me esperaba...me llamaba...me atraía 
Y yo contenta de estar allí...caí a sus aguas frescas
En mi interior me creía la sirena Misterio
En mi exterior era un sapo formoseño en el charco
Mas bien creo que era una mujer...sin tiempo...sin cuerpo
Era pura sensación y risas...placer inconfundible placer
La cuestión es que el agua...las piedras...el sol...me tenían atrapada...por propia voluntad
Solo salí para irme...dejando el placer de vivir en ese lugar
El sol acarició la piel con sumo cuidado...el agua besó mi cuerpo con alegría y las piedras...se vinieron conmigo
He jugado en secreto con cada libélula que me toco en suerte...dejando que beban el agua de mi piel



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuerditas...