jueves, 24 de abril de 2014

Es al vida...es la vida...es la vida




Las hojas se van con el viento
Yo me quedo desnuda con el sol
Acariciando cada hendidura en mis escamas
No es reproche...tampoco es llanto
Es la vida...es la vida...es la vida






14 comentarios:

  1. Quiera Dios que Todos mis Hijos sean como Espartaco (1960).. sería delicioso tener hijos así..

    BESOS.. SIEMPRE..

    ResponderEliminar
  2. En el trasfondo estaba siempre la amenaza del antisemitismo.

    En los documentos de la guenizá se lo describe con la palabra sinut, odio.

    La peor persecución real sobrevino bajo Al-Hakim, un Califa Fatimí, a principios del siglo XI d.J.C.

    Al-Hakim atacó primero a los cristianos, y después a los judíos.

    Otro gobernante fue Al-Malik, sobrino de Saladino, que se autodenominaba Califa del Yemen ( 1296-1201 d.J.C.); una carta de agosto de 1198 d.J.C. escrita en Yemen relata cómo se convocó a los judíos al salón de audiencias del gobernante y se los convirtió por la fuerza: "Así todos apostataron. Algunos de los piadosos, que ( después ) desertaron del islam, fueron DECAPITADOS."

    ResponderEliminar
  3. Algunas regiones del islam eran mucho peores que otras para los judíos.

    Si el trato dispensado a los judíos en el islam variaba de un lugar a otro y de un periodo a otro, siempre fue hostil bajo el dominio bizantino.

    En la cristiandad latina el trato fue tolerante hasta la predicación de la primera cruzada, en 1095 d.J.C.; después, la posición de los judíos se deterioró casi por doquier.

    Como en el islam, los gobernantes siempre favorecían a los judíos, a igualdad de las restantes condiciones.
    Los judíos eran los mejores pobladores urbanos, tenían útiles redes comerciales, capacidades desusadas, acumulaban riqueza con rapidez y era fácil gravarlos.

    Prosperaron bajo los Carolingios.

    ResponderEliminar
  4. Alrededor de 825 d.J.C. el emperador Ludovico Pío les concedió una serie de fueros para inducirlos a establecerse.

    Las cartas de Agobardo de Lyon muestran que no sólo gozaban de la protección imperial, sino que se les permitía construir sinagogas.

    No obstante, periódicamente había dificultades; por ejemplo, persecuciones en Francia en 1007 d.J.C., conversiones forzosas en Maguncia en 1012 d.J.C.

    Pero en general, las comunidades judías prosperaban y se extendían, especialmente en la cuenca renana, y desde el curso inferior del Rin hasta Inglaterra después de 1066 d.J.C.

    ResponderEliminar
  5. Incluso en 1084 d.J.C. el obispo de Spencer les otorgó una serie de privilegios, entre los cuales estaba el derecho de levantar un muro defensivo alrededor de su distrito, para inducirlos a establecerse en la ciudad; y en 1090 d.J.C. el emperador Enrique IV renovó esta carta y les concedió otra en Worms.

    En 1144 d.J.C. hubo un incidente omioso en Norwich, East Anglia, por entonces la región más rica y poblada de Inglaterra.

    Se formaron comunidades judías en York, Winchester, Lincoln, Canterbury, Northampton y Oxford.

    ResponderEliminar
  6. No había barrios judíos, pero generalmente había dos calles judías, una para los judíos acomodados, la otra para los pobres: así, en Oxford, cerca de Saint Aldates, estaba la Gran Calle de la Judería y el Pequeño Camino de la Judería.

    Los judíos construyeron casas sólidas, a menudo de piedra por razones de seguridad.

    En efecto, en Lincoln perduran dos casas judías del siglo XII ( una utilizada quizá como sinagoga ), las cuales se cuentan entre las construcciones más antiguas de Inglaterra que han llegado hasta nosotros.

    En Norwich los judíos vivían cerca del mercado y el castillo ( por razones de seguridad ), pero estaban mezclados con los cristianos.

    ResponderEliminar
  7. Su principal actividad era EL PRÉSTAMO DE DINERO CON LAS GARANTÍAS DE LAS TIERRAS Y LAS RENTAS. También eran prestamistas sobre prendas.

    Algunos judíos ingleses eran médicos.

    Como en otras ciudades inglesas del siglo XII d.J.C. pobladas por judíos, había una familia de considerable riqueza, los Jurnet, cuyos antepasados pueden rastrearse a lo largo de cinco generaciones.

    Los Jurnet tenían socios comerciales en Londres, viajaban, trabajaban en todo el país y manejaban sumas muy grandes.

    ResponderEliminar
  8. Su gran residencia de piedra en King Street estaba separada de las casas de los restantes judíos.

    Protegían a los estudiosos del Talmud e incluso algunos de sus miembros eran eruditos.

    En teoría, y a menudo en la práctica, los reyes debían beneficiarse enormemente con la presencia de una comunidad judía numerosa y activa.

    En la Inglaterra del siglo XII d.J.C. los reyes angevinos sin duda aprovecharon bien la actividad de los ricos prestamistas judíos, que administraba en cada ciudad el fondo de la comunidad judía.

    ResponderEliminar
  9. De todos modos, la principal oleada de antisemitismo desde 1096 d.J.C. abarcó a más de trescientas comunidades judías, sobre todo en Alemania, Austria, Francia y España.

    Por desgracia, el antisemitismo perduraba allí donde se difundía; cuando un vecindario aprendía a tratar con violencia a los judíos, lo problable era que el episodio se repitiese.

    Torquemada había llegado a ser confesor de la reina Isabel de Castilla en 1469 d.J.C., el año en que ella contrajo matrimonio con el rey Fernando de Aragón, lo que condujo a la unificación de los dos reinos en 1479 d.J.C.

    ResponderEliminar
  10. La política antijudía fue hasta cierto punto creación personal de estos dos monarcas.

    la Inquisición que ellos promovieron tuvo muchos enemigos, internos y externos.

    Los colaboradores de Torquemada replicaron que era mejor quemar algunos inocentes que permitir la difusión de la herejía.

    Tanto Fernando como Isabel afirmaron que actuaban exclusivamente por fervor ortodoxo y católico.

    Ambos rechazaron enérgicamente la acusación, formulada entonces por sus enemigos y después por los historiadores, de que deseaban confiscar la propiedad de los herejes convictos.

    ResponderEliminar
  11. Esta persecución feroz se prolongó 12 años en la campaña inicial y se extendió a todas las comunidades judías de España.

    El episodio coincidió con la fase definitiva de la conquista del antiguo reino moro de Granada y la entrada triunfal de los reyes Católicos en la ciudad el 2 de enero de 1492 d.J.C.

    ResponderEliminar
  12. EL DESASTRE AGREGÓ OTRAS COMUNIDADES judías, además de las musulmanas, a España.

    Lidiar con los judíos, francos o secretos, casi se convirtió a partir de entonces en la actividad principal del gobierno.

    TODAS LAS PRISIONES ESTABAN REPLETAS.

    Decenas de miles de personas se vieron sometidas a arresto domiciliario y al hambre.

    Desesperando de la posibilidad de suspender la relación entre conversos y judíos apelando a los medios convencionales de la investigación inquisitorial, y acicateados por los partidarios rapaces ansiosos de botín, los reyes decidieron encontrar una "SOLUCIÓN FINAL".

    ResponderEliminar
  13. El 31 de marzo firmaron un Edicto de Expulsión, promulgado un mes más tarde, que expulsó físicamente de España a todos los judíos que no aceptaron la conversión inmediata.

    Un número muy elevado de judíos prefirieron aceptar el bautismo.

    Alrededor de cien mil atravesaron la frontera en dirección a Portugal, de donde a su vez fueron expulsados cuatro años después.

    Unos cincuenta mil cruzaron el estrecho y llegaron al norte de África, o se embarcaron rumbo a Turquía.

    HACIA FINALES DE JULIO DE 1492 d.J.C. LA EXPULSIÓN ERA UN HECHO CONSUMADO.

    ResponderEliminar
  14. "Una Canción Desesperada - Pablo Neruda"..

    POR LOS HIJOS DE JERUSALÉN..

    ResponderEliminar

Cuerditas...