martes, 22 de abril de 2014

¿Soy yo...tu Ángel-payaso?



Si...tu eres...mi Ángel-payaso
Aquel que me ama siempre
Aquel que me hace sonreír
Aquel que me hace volar
Si eres...el que me hace soñar



10 comentarios:

  1. "cuando un hombre ama a una mujer"..

    BECHOS.. jijiji.. muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuáXxX!!..

    Yo chói tu ángel-payaso.

    ResponderEliminar
  2. En 69 d.J.C. Vespasiano fue proclamado emperador y a fines de ese año viajó a Roma, dejando a su hijo, Tito, de veintinueve años, al cargo de la última fase de la campaña, es decir, el asedio y la toma de Jerusalén, que se prolongó de abril a septiembre de 70 d.J.C.

    Josefo describió con horroroso detalle las etapas finales del sitio.

    Los romanos se abrieron paso combatiendo.

    Tomaron por asalto la fortaleza Antonia y después ocuparon el Templo, que fue incendiado; un mes después, cayó la ciudadela de Herodes.

    ResponderEliminar
  3. Los habitantes fueron vendidos como esclavos, o masacrados, o se los preservó para morir en las arenas de Cesarea, Antioquía y Roma.

    El arco de Tito continúa en pie, y sobre su piedra está tallada la menorá del Templo que él tomó.

    Los judíos ocuparon un tiempo Jerusalén, pero la ciudad carecía de murallas y su defensa resultaba imposible.

    Retuvieron varias fortalezas y se han excavado los túneles que ellos construyeron, por ejemplo en Herodio.

    Al parecer, establecieron su cuartel general en lo que era entonces la ciudad de Betar, en las colinas de Judea, al suroeste de la capital, y este último baluarte cayó en manos de los romanos en 135 d.J.C.

    ResponderEliminar
  4. La venganza romana fue sobrecogedora.

    Se procedió a la destrucción de cincuenta fuertes donde los rebeldes habían resistido, y de novecientas ochenta y cinco ciudades, aldeas y asentamientos agrícolas.

    A fines del siglo IV d.J.C., san Jerónimo informó desde Belén acerca de una tradición según la cual, después de la derrota, había tantos esclavos judíos en venta que el precio descendió a menos de un caballo.

    ResponderEliminar
  5. Adriano completó inexorablemente su plan de transformar la Jerusalén en ruinas en una polis griega.

    Se trajeron habitantes de habla griega para poblarla y se prohibió a los judíos que entrasen en el lugar so pena de muerte.

    Estas dos catástrofes, la de 70 y la de 135 d.J.C., terminaron efectivamente con la historia del estado judío en la antigüedad.

    A la pregunta de si Jesús era Dios u hombre, los cristianos respondían que era ambos.
    Después de 70 d.J.C. la respuesta que ofrecieron fue unánime y cada vez más enérgica.

    De este modo la ruptura total con el judaísmo fue inevitable.

    ResponderEliminar
  6. Los judíos podían aceptar la descentralización del Templo: muchos lo habían hecho desde un periodo muy anterior, y pronto todos se verían obligados a adoptar la misma actitud.

    Podían aceptar una visión diferente de la ley. Lo que no podían aceptar era la anulación de la distribución absoluta que siempre habían establecido entre Dios y el hombre, porque esa era la esencia de la teología judía, la creencia que los separaba de los paganos más que ninguna otra.

    Al eliminar esa distribución, los cristianos se apartaron irremediablemente de la fe judaica.

    ResponderEliminar
  7. Los judíos BABILONIOS también acudían a Jerusalén en peregrinación cuando eso era posible.

    El judaísmo FARISEO rabínico llegó a Babilonia como resultado directo de la rebelión de Bar Kojba, cuando los eruditos que huían de Judea crearon academias en lo que era entonces el territorio de los partos.

    Estas escuelas se centralizaron en Sura, al sur de lo que es ahora Bagdad, y en Pumbedita, al este, donde prosperaron hasta el siglo XI.

    Durante todo este tiempo, las comunidades judías, distribuidas por todo el territorio de Oriente Próximo y el Mediterráneo, y más tarde por la mayor parte de Europa central y oriental, resolvieron la mayoría de sus problemas legales mediante sus propios tribunales religiosos, un cuerpo vivo de derecho comunitario, referido a casos reales y personas concretas.

    ResponderEliminar
  8. Desde el punto de vista occidental, era el derecho natural, el derecho de la Biblia, el código de Justiniano, el derecho canónico, el derecho consuetudinario inglés, el derecho civil europeo, los reglamentos parlamentarios, la Constitución estadounidense y el Código Napoleónico todo en uno.

    Los sabios sostenían que una de las grandes funciones de la erudición era utilizar la Ley para promover la paz. Y afirmaban que la primera acción del Mesías sería declarar LA PAZ.

    ResponderEliminar
  9. Todavía pasó mucho tiempo antes de que los 13 ARTÍCULOS de Maimónides se convirtieran en un enunciado definitivo de la fe, y no hay pruebas de que jamás se los discutiese ni de que fuesen confirmados por un organismo autorizado.

    LA FORMULACIÓN ORIGINAL DE LOS 13 PUNTOS, incluida en el comentario de Maimónides al décimo de la Mishná, en el tratado del Sanedrín, enumera los siguientes artículos de fe.

    1. La existencia de un Ser perfecto, autor de toda la creación.

    2. La unidad de Dios.

    3. Su incorporeidad.

    4. Su preexistencia.

    5. El culto sin intermediarios.

    6. La creencia en la verdad de la profecía.

    7. El carácter único de Moisés.

    8. La Torá en su totalidad es un don divino.

    9. La Torá es inmodificable.

    10. Dios es omnisciente.

    11. Él castiga y recompensa en el más allá.

    12. La venida del Mesías.

    13. La resurrección.

    ESTE CREDO, REFORMULADO BAJO LA FORMA DEL ANI MA'AMIN ( "Yo creo" ), aparece impreso en el libro de rezos judío.

    ResponderEliminar
  10. Yo chói chu ángel pachásho???..

    Cháchiiiiiiiii.. me chucha mucho..

    TÁNKE!!

    ResponderEliminar

Cuerditas...