sábado, 26 de julio de 2014

Ni siquiera al enemigo





Al cruzar el umbral de la puerta, sentí que el vacío llenaba mi cuerpo
De alguna manera sabía...eso que sabía...nunca más el éxtasis llegaría
Tal vez, otro cuerpo se acercaría a eso...pero no sería eso mismo
Es que, casi sin querer había conocido al complemento
No se si me completa...pero me despierta...me mantiene viva
Se hacía cada vez mas difícil subir hasta cresta de la ola...perfecta
Hacia la cúspide...bajo las llamas del sol...infinito...eterno
Sin embargo, tuve que cruzar esa puerta y alejarme
Casi sin saber lo que dejaba atrás...luego lo supe
Lo supo...el cuerpo...antes que la mente...antes que mi corazón
Es verdad que no he buscado ningún otro para probar...es que no me apetece
Quizás...solo quizás...antes de partir pueda encontrar ese amanecer en ese oasis de placer
Nunca digo...nunca...pues la vida así me lo ha demostrado...tan fuerte y tan suave...tan lento y tan explosivo...tan claro y tan obscuro
Es también una verdad...que ya no estoy anclada 
Puedo ver y caminar hasta el otro lado del laberinto
Gozo de una libertad...casi absoluta en mi mente...en mis pensamientos...en mi corazón...en mis sentimientos
Pero partiendo desde esa misma libertad es que no puedo lastimar...ni siquiera al enemigo...o sea...ni siquiera a mi misma
Y sin lugar a dudas...sería tan hermoso...volver a cruzarte en alguna esquina de la vida







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuerditas...