domingo, 1 de septiembre de 2013

El gran cortejo



El gran cortejo iba camino a las sierras...serpenteando el río de los muertos (para nada quiero señalar con esto que los que iban eran de talleres)
La cenizas iban cayendo...dentro de las mas grandes tetas que yo había visto (no se en que país estaba...hasta hoy...o tal vez en un satélite)
Las tetas eran blancas...con un terminado de fresas en las corolas...ella era rubia...hermosa...sin igual en esta tierra de morenas jugosas morenas
El cortejo...daba vueltas y vueltas...como una milanesa...alrededor de la montaña roja...naranja...marrón y negra...había ardido todo el día...toda la noche...era la despedida al Coco...que no era Pupinauta
Yo me sentía muy contenta...y reía recordando el susto que vi en los ojos de aquel que me había amado...cuando me vi abalanzándome encima del yunque
Nada parecía real en el cortejo que seguía avanzando a pesar de todo...con el sol...con las sombras...los pensamientos...tan iguales...tan diferentes...las flores al lado de la ruta...dándole un toque místico y religioso 
Feliz del Coco...con tan agradable cementerio...estaría en todas partes...creo que me gusta la idea...me pregunto adonde estaría su alma...disperso con las cenizas o...tampoco me interesa tanto (el Coco digo)
Y la mujer de las grandes tetas...terminó feliz...con semejante amante...encima de ella y vaya a saber que piensa y siente ahora que el cortejo llegó...las personas están comiendo en una parrillada...un jugoso asado



3 comentarios:

  1. Salvo...Pupinauta...todo esto es producto de la imaginación
    Pupinauta está escondido...no quiere que lo comamos

    ResponderEliminar
  2. Vale.. pues que bien!!.. con el Pupinauta..

    YO.. SIN EMBARGO PREFIERO TUS TETAS ENORMES Y JUGOSAS.. COLGÁNDOME DE LAS CEJAS..

    mMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMmmmmüÚxXx!!!

    ResponderEliminar

Cuerditas...