martes, 7 de enero de 2014

Vivencias





Allá lejos...en mi memoria...encontré esta historia para vos
Yo...tenía veintiuno...y la ilusión...intacta...la vida plena crecía dentro mío


Y en medio de la tormenta...a las tres de la madrugada
Salí al patio del ranchito (muy pobre...sin luz eléctrica...ni agua potable)
Al escuchar
 A lo lejos...el viento hacía mucho ruido
El piar de unos polluelos
Caminé a ciegas...la lluvia era intensa...como latigazos en mi rostro
Caminé lentamente...guiándome por el sonido de los pollitos
Casi en medio del bosquesito azul...muy cerca del lago de los patos
El viento venía muy fuerte...ya no podía abrir los ojos...la lluvia golpeaba...dolía
De repente...estaban a mi lado
Recogí un montón de plumas amarillas...mojadas y desesperadas
La madre gallina había muerto bajo la rama caída de un árbol
Los alcé, los llevé, envueltos en mi camisón
Los puse en una olla
Me dispuse a hacer fuego...pues no había cocina...solo leña
El frío se fue yendo y así nos encontró el amanecer
Los crié al lado mío
Es cierto que hubo momentos en que se portaban tan mal
A veces...les tiraba con lo primero que tenía al alcance de mis manos
Nunca los pude comer...



1 comentario:

  1. Que bonita historia.. reflejas mucha humanidad.. mucha humildad.. y un corazón MUY GRANDE.. mi pequeña Gla - Amelie..

    A mí también me pasó una vez con un pollito.. pero cuando creció mi padre lo coció.. e hizo una sopa con él.. cuando me senté a la mesa no me pude comer nada.. mi polliiiiiiiiiiitttooooooooo.. mi lindo pollitoooooooo.. (lo miraba con desconsuelo.. sus restos.. mientras todos comían la sopa.. uuuuáaaaaaa.. malos..perversos.. sin misericordia.. torturadores.. inquisidores.. aún guardo un recuerdo de cuando jugaba con mi pollito Calimero"..

    TE AMO.. SIEMPRE.

    ResponderEliminar

Cuerditas...