martes, 7 de enero de 2014

Vivencias...dos




Detrás del bosquesito azul...había un jardín silvestre...donde me encantaba tomar sol...casi desnuda...una siesta...me encontraba con los pechos al sol y los ojos cerrados
Algo me despertó...era la mirada intensa de una enorme chancha...la miré...y de un salto me puse el corpiño...porque si la chancha estaba allí...mirándome...muy cerca estaría el muchacho...cuidador de la chancha
Por supuesto que nunca mas...siempre estaba alerta
A veces los ojos que te miran...no se ven



3 comentarios:

  1. Sí.. es cierto.. a veces te sientes que te miran y no se dejan ver.. yo también suelo tener esa sensación..

    Aunque no suelo hacer cosas "demasiado raras" como para ponerme en evidencia..

    Anoche estaba meditando en la madrugada.. le decía a Dios que.. porqué últimamente me había vuelto la grosería.. ya sabes.. ese malestar que cuando llega te hace decir y actuar de una forma que ni gusta ni te gusta.. palabras feas.. comportamientos groseros.. todas esas cosas que te parecen vulgares en otro ser humano..

    Descubrí que estaba surgiendo en mí una pequeña raíz de amargura.. como cuando alguien te hace daño y no lo ves a primera de cambio.. sino con el tiempo.. y descubres que esos pequeños pinchazos van haciendo mella en ti.. y sin darte cuenta comienzas a vomitar palabras rencorosas.. y a cometer acciones mal-sanas..

    Y le decía a Dios.. "Señor.. ¿por qué estoy actuando así.. por qué me siento tan mal que me quiero morir pronto.. e irme contigo.. porque yo al infierno no quiero ir.. sabes?.. así que si ves que meto mucho la pata donde no debo.. dame una torta de las tuyas y llévame contigo.. porque no quiero pasar por este mundo haciendo daño a mis semejantes".. y cosas semejantes..

    ResponderEliminar
  2. Y.. esta mañana estaba haciendo una rigurosa búsqueda entre los papeles viejos.. para ir haciendo limpieza y tirar lo que ya no me servía.. y encontré un libro que tenía por ahí.. y bueno.. le eché un vistazo por encima.. ( a veces Dios usa esos métodos para traernos algo de luz entre tanta oscuridad.. y quiero compartirte un poco de lo que me llegó al alma.. TE AMO SIEMPRE..)

    "Podremos experimentar la verdadera comunión sólo si somos transparentes en nuestra vida..

    La Biblia dice: "Si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros.. Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad"..

    El mundo cree que la intimidad necesita oscuridad, pero Dios dice que ésta ocurre en la luz. La oscuridad sirve para esconder nuestros dolores, culpas, temores, fracasos y fallas. Pero al sacarlas a la luz, las ponemos a la vista y admitimos quiénes somos en realidad.

    Por supuesto, la autenticidad exige valor y humildad. Implica enfrentar nuestro temor a la exposición, al rechazo y a ser heridos nuevamente. ¿Por qué habríamos de correr ese riesgo?. Porque es la única manera de crecer espiritualmente y conservar nuestra salud emocional".

    La compasión no se limita a dar consejos o una ayuda rápida y cosmética; la compasión es comprender y compartir el dolor de los demás. La compasión dice: "Entiendo lo que te está pasando, y lo que sientes no es raro ni es locura"..

    La compasión satisface dos necesidades humanas esenciales: ser entendidos y apreciados con nuestros sentimientos. Cada vez que entiendes y aprecias los sentimientos de alguien, estableces comunión.

    El problema es que muchas veces tenemos tanta prisa por arreglar las cosas, que no tenemos tiempo para expresar nuestra compasión; o estamos preocupados con nuestros propios dolores. La autocompasión agota la compasión por los demás.

    ResponderEliminar
  3. Y es verdad.. la aucompasión agota la compasión por los demás.. y eso lo he vivido en mis propias carnes.. cuando sientes que te aman por lo que tienes o por lo que puedes ofrecer.. te aman CON UN AMOR QUE NO ES AMOR.. para sacarte provecho.. y tú sientes que no hay verdadero amor.. ni verdadera compasión.. que la avaricia y la codicia siguen a esa u esas personas.. y tú lo sientes.. porque es como una energía tan negativa que no te deja pensar con claridad.. pero que cuando te alejas de esos carroñeros (que Dios los perdone y me ayude a perdonar).. cuando te alejas de ellos.. sientes por fin que puedes respirar aire puro..

    No hay compasión en esas personas.. son como sanguijuelas.. siempre quieren más y más.. no se terminan de saciar.. son como el mismo infierno.. que cuando abre su boca parece no tener fin..

    YO PERDONO.. les perdono.. aunque confieso que a veces he llegado a odiarles tanto que he deseado que murieran.. mal por mi parte.. y me arrepiento de desearles la muerte..

    DIOS.. PERDÓNAME!!..

    TE AMO..

    ResponderEliminar

Cuerditas...